El lodge cuenta con tres habitaciones dobles (matrimoniales o twins) con baño en suite; además de sala de estar y cocina de uso común, amplias terrazas con hermosas vistas a la Cordillera de Los Andes y al Golfo del Corcovado y acceso privado a la playa.

 

Las habitaciones han sido decoradas en tonos neutros y con artesanías de la zona, disponen de enormes ventanales que permiten impregnarse de la magia de la isla y de la inmensidad de la riqueza natural de Queilen.